pressxtina

Dom Pérignon Rosé: El objeto del deseo

In Uncategorized on October 7, 2009 at 1:03 am

Por Cristina E. Wilhelm

dom

Si la champaña Dom Perignon no existiera seguramente Hollywood la hubiera inventado. Su sublime color, su carácter radiante y el carisma seductor de sus burbujas son sinónimo de lujo. La Dom Perignon Rosé merece un trato especial por ser la estrella de la casa. Desde la aparición de la primera botella en los años sesenta el mundo se enamoró a primera vista de ese glamour que hoy simboliza la eterna juventud.

Quienes saben disfrutar de la vida celebran el fin de cada año y el comienzo de uno nuevo con una delicada copa de flauta en la mano, llena con esa bebida mágica que luce su esplendor en minúsculas burbujas; ésas que se suben a la cabeza de forma deliciosa. Hasta hace poco tiempo se creía que la champaña fue inventada en el siglo XVII por un monje benedictino llamado Pierre Pérignon. Nuevas evidencias demostraron que varias décadas atrás un vino espumante había sido producido en Inglaterra, pero ese hecho no opacó a este dedicado monje quien, la primera vez que probó el elíxir, afirmó estar bebiendo las estrellas. En honor a tan memorable personaje, la casa Moët & Chandon bautizó Dom Pérignon a su famosa champaña que hasta hoy es considerada la mejor del mundo.

Efímeros diamantes color de rosa
Para nadie es un secreto que la champaña es, desde hace varios siglos, sinónimo de lujo, y celebridades y personalidades como Marilyn Monroe reafirmaron particularmente el estatus de Dom Pérignon. Pero cediendo a la tentación de superar lo insuperable, Moët & Chandon creó la Dom Perignon Rosé, una bebida espumante considerada una joya genuina.

Dom Pérignon Rosé no es la regla, sino la excepción. Siempre es vendida en cantidades limitadas, ya que las cualidades de las cepas Pinot Noir que se requieren para su elaboración son realmente excepcionales y difíciles de encontrar. La gran paradoja es que la Dom Pérignon Rosé nunca es completamente rosa, sino que muestra tonos ámbar, cobrizos y dorados.

Las primeras botellas se introdujeron en las bodegas en 1959 y luminarias internacionales tuvieron el privilegio de probarla por vez primera en el debut de su degustación, durante la suntuosa celebración del aniversario 2.500 de la fundación del Imperio Persa por Cyrus El Grande. Desde entonces la Dom Pérignon Rosé se convirtió en uno de los más lujosos iconos contemporáneos y ha estado presente en las más prestigiosas ocasiones.

El ímpetu de la Dom Pérignon Rosé Vintage 1996
La edición Vintage 1996 de la Dom Pérignon Rosé ha llamado la atención por sus particulares características. Su sabor exhibe las notas vibrantes de las cepas Pinot Noir, manteniendo el balance sutil con las Chardonnay. Su tonalidad es más cobriza, con destellos naranja, y el aroma de su malta evoca en quien la degusta sutiles notas de nectarina y fresas salvajes. El toque final es un ligero acento de vainilla picante, que se esconde en sus burbujas radiantes. Según el Chef de Cave de Dom Pérignon, esto se debió al caprichoso verano de 1996 y a que los periodos húmedos no se compensaron por la falta de lluvia. El final del periodo mostró altas temperaturas en los meses previos de la cosecha lo que llevó a las cepas a una madurez excepcional que marcó el producto final con un raro balance entre poder y acidez.

La Vintage Rosé según Karl Lagerfeld
La particularidad de esta edición de Dom Perignon motivó a la casa Moët & Chandon ha desarrollar una campaña publicitaria colosal, protagonizada por el famoso diseñador de modas y fotógrafo Karl Lagerfeld. Un año después de su colaboración para el lanzamiento de la Vintage 1998, el coutourier se lanzó a lo que llamó la Sesión 2, protagonizada por la súper modelo Eva Herzigova y el modelo masculino Brad Kroenig. Lagerfeld cuenta la historia de dose seres misteriosos, dos completos desconocidos quienes ceden a una aventura amorosa en los lujosos espacios de un lujoso hotel parisino. El espacio no podía ser otro que el histórico George V, hoy conocido como el Four Seasons. Sin embargo, para añadir una atmósfera de lujo en rosa a la campaña, una de las tomas se realizó en uno de los santearos del Haute Couture en Francia: los salones Christian Dior en la Avenue Montaigne.

Las fotografías fueron concebidas y realizadas por la genialidad de Karl Lagerfeld, quien además integró a la campaña un cortometraje dirigido por Johan Renck, quien actualmente lleva la batuta en la nueva escena artística suiza, ejerciendo una marcada influencia sobre el mundo en términos de música y artes visuales. Su nombre está detrás de la dirección de videos de artistas como Madonna, Kylie Minogue y actualmente está grabando lo que será su primer largometraje, llamado Downloading Nancy, el cual estará protagonizado por Holly Hunter y William Hunt. La musicalización estuvo a cargo Devendra Banhart’s (un cantautor que podría describirse como el excéntrico príncipe del actual movimiento neo-folk en América) quien, haciendo un tributo a Marilyn Monroe, reinventó la canción Diamond’s are a girl’s best friends. A pesar de que esta icónica figura nunca llegó a probar la Vintage Rosé, en vida fue una amante pública y confesa de la Dom Pérignon convirtiéndola, más que en una bebida, en un símbolo de estatus y en un objeto de deseo.

© Publicado originalmente en la revista Tendencia Maracaibo

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: