pressxtina

El blog de Sumito Estévez

In Uncategorized on October 8, 2009 at 3:05 pm

Por Cristina E. Wilhelm

sumito

Cuando yo era una quinceañera que se debatía entre escuchar el nuevo Cd de Nirvana o el de New Kids on the Block guardaba un diario debajo de mi cama. Lo escondía con recelo y lo apartaba obsesivamente de ojos curiosos por saber qué podía contener ese pequeño cuaderno, cerrado por un frágil candadito de plástico que no ofrecía muchas garantías de confidencialidad.

Ese tonto pudor de guardarse los cuentos para uno mismo está completamente fuera de lugar en un tiempo en el que quien no tiene un blog no está en nada. El blog es un deleite voyeurista, una licencia on line para meterse en la vida ajena (otorgada por su propio protagonista), pensamientos con sabor a sobremesa que se publican de cuando en cuando y sólo si la agenda lo permite. Con sólo una dirección electrónica comienza el diálogo unilateral, el manifiesto personal, el diario abierto sin candaditos de plástico, lenguajes encriptados, ni cajitas herrumbradas escondidas en rincones.

Estaba en lo profundo de esas cavilaciones, mientras comía el último trozo de un chocolate blanco El Rey que devoré completito (qué horror), cuando inexplicablemente se me antojó preguntarme: ¿cuántos años tendrá Sumito Estévez? Fue así como encontré su blog http://www.sumitoestevez.blogspot.com.

Aunque parece de treintipiquito me sorprendí al enterarme de que tiene cuarenta y uno, y de que no se enrolla por publicar su edad en Internet. Ahora sé que es del signo libra y que generalmente actualiza su blog tempranito en la mañana; no hay que ser brillante para deducir que es un hombre muy disciplinado. Me quedo prendada del primer artículo que leo, Cocina de Calle, donde reflexiona sobre cómo los venezolanos somos capaces de echarnos un viaje ida y vuelta de seis horas con la única excusa de probar el cochino frito de aquella posada merideña donde lo preparan tan bien. Mi curiosidad se vuelve urticaria y busco el remedio dentro de la máquina del tiempo. Viajo hasta febrero de 2005, fecha cuando publica por primera vez su bitácora desde un cyber café, mientras atravesaba el penoso trance de tener su computadora en terapia intensiva (esa caprichosa Mac que se las dio de sibarita y se echó una copa de vino encima, dejando a Sumito desconsolado).

Y sigo escudriñando la vida del chef de la “tele”. Sus cartas, sus traumas electrónicos, sus amigos, sus logros, sus espectaculares bombones, su crecimiento como conferencista, su labor como educador, su hija y su gata sin nombre, y de repente me siento comiendo en la mesa con él, en la sala de su casa, oyendo los cuentos de “el día que abrimos Sibaris” y de su último viaje. Hay que tener valor de sobra en el cuerpo para compartir tan generosamente la propia vida con millones de cybernautas anónimos, que quieren darse el gustazo de enterarse del último cuento de Sumito, contado de la misma forma en que se lo contaría a su mejor amigo. Y me maravillo una vez más por la existencia de la Internet.

Estuve en el V Salón Internacional de Gastronomía, ese paraíso de olores, sabores que reúne en pleno a los personajes más distinguidos de la realeza gourmet con su séquito sibarita, y allí estaba Sumito. De carne y hueso, siempre sonriente, más bajito de lo que imaginaba y rodeado de gente que, seguramente, también lee su blog. En el sitio me invade un pensamiento fugaz sobre cómo los medios ponen a los mortales como yo en una situación tan bizarra, haciéndote sentir familiaridad y hasta camaradería, con alguien que ves por primera vez en tu vida. Me acerco un poco para saludarlo, quizás le pida una entrevista. Pero el resto de la gente es más alta y aparentemente ayuda bastante tener una filipina encima para llamar su atención. Desisto y me siento a disfrutar su conferencia sobre cómo vivir mejor y no morir en el intento. No importa, será para la próxima.

© Publicado originalmente en la edición 34 de la revista Tendencia

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: